Cuando me informaron que tenía una enfermedad crónica me sentí devastado ¿Por qué?

Al enterarnos que tenemos una enfermedad crónica, es común que nos aterre, pues se generan diferentes sentimientos, tales como: negación, impotencia, pensar que nada volverá a ser igual e incluso de que nos vamos a morir.

Viene a la mente el “hubiera”, porque quizás sentimos la culpabilidad de no haber puesto atención a las señales que el  cuerpo mandaba, tal vez no le dimos  importancia.

 

El temor  puede dar lugar a:

  • Enojo: ¿Porqué a mi?
  • Tristeza o depresión: ¡Mi vida va a cambiar!
  • Confusión: ¿Ahora qué hago?
  • No sentirnos completos
  • No encontrar respuestas

¿Por qué pasa esto?

  • Porque habrá cambios en nuestro estilo de vida, y nos genera incertidumbre el saber si podremos realizarlos o no
  • Por todo lo que hay que aprender sobre la enfermedad
  • Porque hay que aprender  a convivir con ella
  • Porque nos puede aterrar en pensar el costo de todo esto
  • Porque pensamos que ya no seremos los/as mismos
  • Porque sentimos que estamos solos/as

Si te sientes identificado con estas emociones porque te encuentras en esta situación o conoces a alguien que lo está:

Busca tu red de apoyo, recuerda que no estás solo, apóyate de un especialista de la salud y,

No olvides, que entre más conozcas de tu enfermedad, podrás llevar tu automonitoreolo que te ayudará a lograr un mejor control  y tener una mejor calidad de vida.

Si deseas conocer más al respecto, consulta: https://medlineplus.gov/spanish/ency/patientinstructions/000601.htm; http://www.aniorte-nic.net/apunt_cuidad_cronic_2.htm

 

Lupita Islas. Directora de Coordinación de Salud en Salud Cercana.